Verde que te quiero verde...

La empresa vienesa Stadtbeet transforma los patios, balcones y azoteas de la ciudad en verdes oasis de bienestar. Las entregas se hacen con una eCargo bike.

Verde que te quiero verde...

La empresa vienesa Stadtbeet transforma los patios, balcones y azoteas de la ciudad en verdes oasis de bienestar. Las entregas se hacen con una eCargo bike.

Cuando la primavera se despereza y el primer verdor desplaza a la triste monotonía gris y marrón, la vida parece merecer un poco más la pena. Quien vive en el campo a menudo no deja de sorprenderse de la impresionante explosión de color con la que la naturaleza se renueva. Pero nada de agobios, porque a quien vive en Viena, Fritz Schwärz y Zeno Valenti de stadtbeet le llevan el verdor en eCargo bike, incluso a espacios completamente urbanos. Con sus sistemas de plantación sostenible y ecológica demuestran que no es imprescindible un jardín propio ni rebajas para poder disfrutar en la ciudad de este lujo natural.

El verde viene con la eCargo bike

Como los dos integrantes de stadtbeet son ciclistas apasionados y se toman muy en serio la sostenibilidad y la conservación de los recursos, desde un principio tuvieron claro que su parque móvil también tendría que responder a sus requisitos personales: al principio Fritz y Zeno apostaron por la pura potencia muscular para el transporte, pero pronto llegaron al límite de sus fuerzas por lo pesado de la carga y la eCargo bike llegó a la Neumayergasse. «En Viena también hay cuestas por todas partes, así que cuando uno va cargado da gracias de poder poner un nivel de asistencia superior», explica Fritz. Optaron por un modelo de dos ruedas: «Así se puede pasar a los coches aparcados en carriles de servicio sin problemas. Esto hace que uno se mueva por el tráfico mucho más rápido».

En su Packster 80 de Riese & Müller, equipada con la Performance Line CX, ahora pueden cargar hasta 200 kilogramos y, gracias al remolque fabricado a medida, hay más sitio para las plantas, la tierra y las herramientas con el ingenioso sistema de carga. Hasta la salida de compras semanal desde la Neumayrgasse hasta el vivero en Alten Donau la hacen con la eCargo bike —se llega en poco menos de 40 minutos— mientras que el atasco y las cuestas ya no les cuesta más que una sonrisa.

Jungla urbanita en lugar de desierto de hormigón

Un abedul en la azotea, un bancal de fresas o un pedacito de la Provenza con perfume de lavanda en el balcón... la creatividad no tiene límite. Y como los requisitos de estos lugares son muy diferentes debido al espacio, al viento y al sol disponibles, a menudo lo mejor es dar con la combinación adecuada: «Con el sistema especialmente desarrollado de contenedor de plantas, sistema de almacenamiento de agua, tierra especial y combinaciones selectas de plantas, también aquellos de nuestros clientes que no tienen mano para las plantas pueden disfrutar a tope de las ventajas de un oasis de bienestar». Y es que las plantas, especialmente en la ciudad, mejoran la calidad del aire, proporcionan sombra en verano y pueden utilizarse como protección contra el ruido y las miradas indiscretas. La nueva tendencia de cubrir de verde las fachadas también se impone en la gran ciudad y naturalmente es practicada con alegría por los dos creadores de stadtbeet.

La sostenibilidad es la máxima prioridad

Se planta en sacos de fibras de polipropileno o en lonas publicitarias recicladas. Quien tenga el capricho de algo más tradicional o elegante, puede optar por recipientes de madera de haya o de acero corten (acero de construcción resistente a la intemperie). Los sistemas completos sostenibles desde el punto de vista ecológico se han concebido especialmente para el uso urbano en el ajardinamiento de balcones y azoteas. Los aficionados a la jardinería también pueden pedir las jardineras online. Son fáciles de montar y, con las instrucciones de uso precisas, también de manejar y resultan muy flexibles.